Esas pequeñas cosas...

domingo, 13 de marzo de 2016

Casinos por el mundo: de Caleao a Florida

Juan Amable Calvo partió de Caleao a Arizona en 1972.En ese año, el comienzo de la transición española parecía algo más cercano y en Estados Unidos el presiente Richard Nixon proponía una renta básica universal  para trabajadores y parados con unos ingresos de menos de 750 que no pudo llegar a  plasmar. Por su parte, Nino Bravo estaba a punto de popularizar una de las canciones que mejor llegó al alma de nuestros emigrantes: América.

De Arizona, donde había llegado con un contrato de trabajo en un rancho para cuidar ovejas, pasó a Tampa, ciudad situada al oeste de Florida, donde reside en la actualidad.
El primer trabajo en el condado de Hillsborough fue en una empresa láctea. Luego pasó a una compañía de gas, donde se jubiló. Del  primer traslado Juan Amable recuerda sus miedos, ya que “me escapé de Arizona sin cumplir el contrato laboral y lo pasé bastante mal hasta que resolví mi problema de residencia”, explica para la Crónica de Redes. Fue en esa ciudad, la tercera más poblada de Florida, done conoció a su esposa;  una cubana llamada Aida, con la que tuvo dos hijos, Juan Carlos y Lissette, que ya le han dado cuatro nietos. A sus descendientes les cuenta historias de épocas pasadas en un lugar que a ellos ya se les antoja muy lejano.

Otro de los obstáculos que hubo de saltar este casín de Caleao fue el idioma, aunque asegura que “me fui defendiendo, además en Tampa hay muchos hispanos”. La presencia de dos vecinos casinos, ya jubilados también, le hacen sentir más de cerca la tierra que le vio nacer.  Higinio Portugal, nacido en Caleao y Angelina Pérez comparten este tiempo de descanso con Juan. Todos ellos añoran a sus gentes y algunos de sus platos y costumbres. Aún cuando los frijoles negros,  la carne de cerdo y los plátanos fritos no están nada mal,  este emigrante que ya siente la tierra  de Florida como suya también, de vez en cuando comería gustoso una  sopa de hígado, con un trozo de queso casín y dulce de manzana, como postre.  Por eso aprovecha el tiempo de visitas a Asturias para degustar esos manjares milenarios, entre los que también Juan enumera a las truchas coyanas del Río Alba.

Desde que las redes sociales hicieron el milagro de borrar distancias en tiempo y espacio, vive casi a diario las novedades que van surgiendo en su aldea del Parque de Redes. De ese modo, casi puede tocar la nieve, oler las primeras flores de la primavera y tocar la hierba seca que los lugareños recogen en verano. Asimismo es conocedor de las reformas que van cambiando las antiguas casitas del pueblo del que partió cuando apenas era inimaginable que la vida mejorase tanto para sus habitantes.


En el cómputo de sus aspiraciones, Juan Amable Calvo afirma que “puedo decir que se cumplieron mis expectativas porque nunca me faltó trabajo y encontré una familia de la que me siento orgulloso”..


El pueblo de Caleao al fondo