Esas pequeñas cosas...

martes, 17 de septiembre de 2013

La ilusión de la araña

"Nuestras ilusiones no tienen límites; probamos mil veces la amargura del cáliz y, sin embargo, volvemos a arrimar nuestros labios a su borde" (Vizconde de Chateaubriand)

La ilusión de la araña no es la misma que la de la mosca, leía. Sobre ilusiones, al igual que en lo referente al resto de las sensaciones intangibles, no hay leyes escritas. Su percepción es tan relativa como ficticia. Son esas cosas que sostienen el alma, como también opinaba Víctor Hugo. 

Casualidades de los pensamientos, mientras recopilaba datos sobre las ilusiones, escuché a Vargas Llosa afirmar en entrevista radiofónica, refiriéndose a su entusiasmo por escribir nuevas historias a pesar de su llegada a la meta del Nobel, que "no hay cosa más triste que uno se muera cuando está vivo", lo que se traduciría a que el día que no tengamos ilusiones nuestra vida ya no tendrá sentido. El refugio que supone esta fascinación es una tabla de salvación para cualquier ser humano. A pesar de que alguien dejó escrito que "la ilusión no es ni más ni menos que una aberración de la esperanza", la proliferación de la misma es directamente proporcional al grado de felicidad de una persona.

 Allá cada cual después con su lista de fascinaciones, que pueden oscilar entre nuevo corte de pelo, otro alicatado para el baño, el coche soñado, un trabajo acabado, el viaje siempre pospuesto, un perdón, la igualdad social, esa salida de algún laberinto, cazar una mosca... Serían éstos algunos de los pequeños microuniversos de ilusiones dentro del amplio abanico de vivencias de los seres que viven, incluidas las contrapuestas...

 Husmeando en este tema me encontré con que el español es el único idioma en el que se admite la acepción positiva de este término, ya que para la ciencia de la Sociología Universal la ilusión es una fantasía sin fundamento. No es esa esperanza a la que me refiero hoy. Me quedo con el giro castellano del vocablo, que nos ofrece el matiz de las ganas de vivir por algo, por lo que sea. Porque los sueños son como las estrellas: variados, lejanos y fascinantes, en su mayoría, con el ingrediente de ese algo imposible que le da el toque mágico de lo inalcanzable. Siempre quedará para mañana esa nueva ilusión del amanecer.

Dicen los "ilusos" que hay al menos una estrella reservada para cada ser humano, aunque "alguien me ha robado la mía" ,pensarán los escépticos. Ahí estaría la esencia de la quimera: cuando uno de esos astros se apaga, siempre queda otro para sustituirle. Un plan B que dirían los menos poéticos. 

 Y es que hasta las mentes más frías necesitan de una fantasía que alimente sus mañanas, pueble de alicientes sus sobremesas y les de motivos para soñar a la hora del ocaso. Sin obviar que igual de cierto es que cuando enferma el alma lo primero de lo que se vacía es de las ilusiones. No hay receta para comprarlas. Son innatas a las circunstancias. 

Añadir asimismo que lo que ayer creíamos la panacea de nuestra felicidad puede tornarse hoy en hastío, rutina o desencanto. El acierto estará en saber renovar, a pesar de las adversidades y del sinsentido de muchos días de nuestra existencia; algo así como el gran Machado tradujo en un sueño:  "Anoche cuando dormía soñé, ¡bendita ilusión! que una colmena tenía dentro de mi corazón; y las doradas abejas iban fabricando en él, con las amarguras viejas, blanca cera y dulce miel".

   Ahora, hagan balance de sus entelequias, primas hermanas de la esperanza, que tenerlas las tienen...

Fotografía: Flor de Lila,  representativa de la ilusión...

miércoles, 4 de septiembre de 2013

De pregonera: El día que me sentí profeta en mi tierra...



Solamente dos legados verdaderos podemos aspirar a dejar a nuestros hijos: Uno, raíces; el otro,alas. (Hodding Carter) 



Después de contaros tantas venturas y desventuras de estos taitantos, siento que os debo el relato de mi pregón de este año en las fiestas del pueblo que mi vio nacer y crecer;  y a donde siempre vuelvo.

Me sentí aquel atardecer del viernes, 30 de Agosto, como una escritora de verdad. Pude palpar el cariño con que me acogieron  las personas que fueron a escucharme, y en el que eché de menos a la otra autora del libro por el que llegué a esa tarde, Susana
, pero de quien sentí su ánimo desde la distancia.
Hubiese deseado haber sido más profesional y dejar a un lado nervios y emociones, pero fue imposible. Con tantas caras conocidas y queridas frente a mi, y aquel paisaje por el que siempre suspiro,  resultó difícil mantenerse fría.

Aquí os pego mi pregón y el vídeo que preparé con todas mis ganas para las gentes de Soto de Agues. Sólo ellas podrán entender lo más profundo de su significado, por aquello de las raíces que nos unen.


Pregón del las Fiestas del Carmen Soto de Agues 2013



¡Muy buenas tardes, casi noches,  a todos… y a todas! Y muchísimas gracias por estar hoy aquí, compartiendo conmigo este pregón de las Fiestas del Carmen 2013 que tantas horas de sueño me lleva quitando. Porque no os imagináis cuánto me imponía pensarme  delante de todos vosotros. Algunos me visteis nacer, otros crecisteis conmigo y la mayoría me encontráis a todas horas “travesada” por estos caminos. Así que cuando Adriano y Faustino vinieron una mañana de domingo a proponerme ser la pregonera lo primero que pensé fue: “¡¿Quién me mandaría a mí haber escrito un libro?!”, incluso me planteé beberme un culín de sidra antes de comenzar, igual que hizo Massiel, que fue la pregonera de las fiestas de Gijón este año. Aunque ella dijo, con humor, que las dos botellas de las que la acusaban se las había tomado el día antes. No sé yo…


Pero… como bien me dijo Adriano, es un honor hacer este pregón, y no me hubiese perdonado nunca haber dicho que no. Así que gracias también a la Comisión de fiestas por acordarse de mí que, al fin y al cabo, no soy más que Berta la de Barbarina y Ernesto quienes, afortunadamente, están hoy aquí, junto con el resto de mi familia y muchas más más personas que aprecio.


Antes de seguir deciros que si no hablo coyán, como hago normalmente, aunque a veces en Oviedo me miren raro cuando pido “patates”, no es por hacerme la fina. Simplemente es que se me arregla mejor escribir así, y lo leo literalmente para no dar una de cal y otra de arena. Pero seguramente la daré…

Quiero empezar con un recuerdo muy especial para todos aquellos que ya no están entre nosotros. Algunos de ellos compartieron conmigo años de infancia y adolescencia. Pero estoy convencida de que nadie se va del todo mientras lo recuerden quienes lo quisieron. Así que, de algún modo, todos ellos siguen acompañándonos  entre estas montañas que tanto nos arropan.

También una mención para los pregoneros del año pasado: Mamel, de mi generación, con el que hice la Primera Comunión. Ya me sacaba dos cuartas de aquella… y Pedro el del Albergue. Supongo que  sabréis ya que Pedro cierra el negocio y se va de nuevo a Madrid. Pero ha dejado ya su granito de arena en nuestra historia, y sin duda volverá a visitarnos.  No me olvido tampoco de mis otros antecesores: Esperanza y Benedicto. Todos ellos me dejaron el listón bien alto.

En un principio había pensado, como es habitual en estos casos, hacer un repaso por mis recuerdos y la historia del pueblo. Pero, como una imagen vale más que mil  palabras, decidí hacer una pequeña película con  fotos que fui recopilando. La mayoría ya sabéis que hay una página  en Facebook en la que compartimos fotografías y noticias relacionadas con Soto de Agues. Aprovecho también para dar las gracias a su administradores: David el  de Oviedo, que es más de Soto, y  ya trata de tu a tú a las  expertas en gallinas y huertos. Y, por supuesto, a Caroli. Gracias a ella  los que no viven aquí habitualmente pueden casi sentir, a través de sus fotos, el sol,  la nieve y hasta el ruido del helicóptero…

Es éste un buen momento para compartir entre todos esas imágenes que solemos ver en la soledad de nuestro ordenador, al que muchos y muchas estamos un “pelín” enganchados. Pero, como dice una amiga mía:”algún viciu hay que tenelu”. También es una buena ocasión para que aquellos que, por el motivo que sea, no entran en las Redes Sociales, puedan  acercarse a estas cosas tan entretenidas que circulan por ellas.

Procuré que una mayoría estuvieseis representados directa o indirectamente en este repaso por nuestra historia. Imposible meter todas las fotos que hubiera querido porque se nos pasarían los tres días de fiesta viéndolas. A pesar de que todas las imágenes son dignas y entrañables, pido disculpas de antemano por si alguien se pudiera sentir ofendido,  incluso por omisión.  Muchas gracias también  a Inma, a Lorena Prado y a Ernesto que me ayudaron con el montaje, que nos dio más de un quebradero de cabeza…


Por mi parte, nada más. Espero que esta media hora que dura el reportaje os resulte corta y os haga pasar un buen rato. Felices fiestas del Carmen. Y, como decimos por aquí: “De hoy en un añu…”  ¡Puxa Soto de Agues!.

Vídeo: "Porque recordar es volver a vivir"