Esas pequeñas cosas...

viernes, 8 de junio de 2012

Sentido del humor: el más necesario de todos los sentidos


"No hay ninguna cosa seria que no pueda  decirse con una sonrisa" (Alejandro Casona)


La sonrisa es el idioma general de los hombres inteligentes, también dejó escrito el dramaturgo español Ruiz Iriarte. Y algo tendrá de cierto que la hilaridad desencadena reacciones positivas y acorta distancias entre las personas emocionalmente listas, porque hace falta una especial aptitud para desdramatizar. Sólo posible ese privilegio para quienes tienen las neuronas bien saneadas. 

De entre las técnicas destinadas a relajar el espíritu, la risoterapia figura como una de las más eficaces. Es ésta una estrategia  psicoterapéutica encaminada a producir beneficios mentales y emocionales por medio de la risa. No puede considerarse una terapia, ya que no cura por sí misma enfermedades, pero en ciertos casos logra sinergias positivas con las curas practicadas. Es importante que las sesiones de risoterapia se practiquen en grupo, aprovechando el contagio de la risa de persona a persona, ya que reír entre unos cuantos no es lo mismo que hacerlo solos. El efecto grupal estimula a los que normalmente no reirían.. Es fundanental aprender a reírse de uno mismo, de las capacidades limitadas del ser humano y de la vida.

Si la sonrisa es la distancia más corta entre dos personas, en opinión de Víctor Borge, asimismo puede considerarse la manera más acertada de hacer confluir opiniones, buscar puntos comunes y abrir ventanas a otrosuniversos, que desde el gesto mustio o la palabra agria nunca podrían acercarnos. La sonrisa, si no la carcajada sana -que nada tienen que ver con la burla- pone distancia entre nosotros y algún suceso,  facilita su lidia, e incluso ayuda a pasar página. Por ello quien ríe poco es más sospechoso de cualquier cosa que el que se toma todo con el ingrediente añadido del humor. Tampoco juzguemos de frívolos a quienes se ríen en abundancia  porque para ellos, en determinados momentos,puede ser un modo de llorar con bondad, transcribiendo a Gabriela Mistral

A través de la historia se ha considerado que el movimiento de esos quince músculos faciales tiene más poder que la punta de una espada .En China los taoistas enseñaban que una simple sonrisa aseguraba la salud, la felicidad y la longevidad. Pensaban ya por aquel entonces los orientales que el bienestar de una persona era proporcional a las veces que se reía durante el día. En la Edad Media uno de los momentos más importantes era la actuación de los bufones durante las comidas con el fin de producir hilaridad en los comensales, con lo que se lograba una mejor digestión. Richard Mulcaster (1530-1611) recomendaba la risa moderada como ejercicio.».El médico inglés William Battie, realizaba tratamientos a los enfermos mentales complementándolos con la utilización del sentido del humor. Sin faltar a la mención del gran Freud; el padre del sicoanálisis atribuía a las carcajadas el poder de liberar nuestro organismo de energía negativa.

Conozco muchas personas que son de la opinión de que no debemos implicar al prójimo en exceso en nuestras desdichas, y que al mostrarlas las hacemos más grandes. Son las que sacan un poquito de humor hasta de las adversidades más serias. Incluso el filósofo Descartes aseguraba que "con frecuencia es preferible una falsa alegría a una tristeza real". Tal vez de esa afirmación provenga un poema de Bécquer que me han hecho llegar: "Alguna vez la encuentro por el mundo, y pasa junto a mí; y pasa sonriéndose. Y yo digo: ¿Cómo puede reír?.Luego asoma a mis labios otra sonrisa, máscara de dolor, y entonces pienso: -Acaso ella se ríe como me río yo..." .

Especialmente para los más coquetos, dicen que el maquillaje que embellece sobremanera es una sonrisa sincera. Pensando en  los románticos sin remedio está escrito que "el amor es la capacidad de reir juntos". Dirigida a los más transcendentales se puede aplicar la reflexión siguiente: " conviene reir sin esperar a ser dichoso, no vaya a ser que la muerte nos sorprenda sin haber reido" (La Bruyère),o aquella de que "la sonrisa es una verdadera fuerza vital ,la única capaz de mover lo inconmovible". Y si acaso, podemos echar mano de esas dentaduras que ahora lucen en su mayoría impecables para desconcertar al enemigo, por eso sería imperdonable olvidar en esta entrada la ya mítica frase  de la tonadillera más polémica, viuda de torero y ex-amante de un alcalde marbellí, a la vez que presunto corrupto: "dientes, dientes, que es lo que les jode"

 Para los seguidores de cualquier medio de comunicación, el mejor editorial es una viñeta cargada de sustanciales mensajes humorísticos. Como también se afirma que nunca le faltará un motivo de diversión al ser humano que se ríe de sí mismo. Por su parte, Charles Chaplin  nos dejó el mejor de los broches para cerrar esta entrada: "Un día sin risa, es un día perdido".


























No hay comentarios:

Publicar un comentario