Esas pequeñas cosas...

viernes, 4 de mayo de 2012

Las madres que los parimos....


"Hay un solo niño bello en el mundo y cada madre lo tiene..." (José Martí)

Aunque hay una frase muy bonita que dice que "no hay cuerpo más bello que aquel que la maternidad ha deformado", el caso es que quienes lo hemos experimentado seguimos empeñadas en disimular curvas excesivas. No tiréis a la basura lencerías antiguas porque ahora son moda vintage y solución para muchos vestidos ajustados. Ante la imposibilidad de cumplir opciones como dietas o ejercicio físico, cabe la alternativa de la faja. Decía esta mañana Jaime Cantizano en la radio - de eso parece que "entiende" mucho el guapo peresentador- que esa criticada prenda femenina vuelve a estar de última moda, haciendo perfecto lo imperfecto.

Sin embargo...¿Quién  ha dicho que quisiéramos ser perfectas?. Sólo mujeres con unos hijos que son para siempre nuestra responsabilidad y a quienes amamos por encima de todas las cosas. Para todo lo demás, hembras cotidianas, con los multiples oficios que nos va enseñando la vida a fuerza de venturas y desventuras. Algunas están especializadas en tareas por las que son remuneradas y otras muchas se quedan  en la anécdota de la empresa que supone su existir.

"Altas,  bajas, guapas y feas, buenas y malas, y algún  que otro días sólo cansadas", que dice la canción. Pero fisonomías, personalidades y estados de ánimo aparte, la profesión de madre se nos da en los genes por añadidura. Posiblemente no desempeñemos siempre de manera correcta el papel exigido; sin embargo en lo esencial, el amor desinteresado y los mejores de los deseos, las mamás no tienen cotejo. Es una condición sin ensayos previos la de querer a tu descendencia, aún cuando no todo es de color de rosa, ni  tan siquiera celeste algunas veces.

Una señora me contó un día que sólo había envidiado una vez a alguien, cuando hacía unas semanas que se había ido su madre: a todos aquellos que aún la conservaban.


Incluso para quienes no conciben fechas concretas para la demostración de afectos,  os recuerdo que ninguna mujer está exenta de la necesidad de que la quieran un poquito más... Y, de recibir un regalo material, que no sea menaje para el hogar, ni siquiera una faja, sino ese "objeto" de deseo al que una mayoría solemos renunciar casi siempre...







7 comentarios:

  1. Que bonitas palabras para el día de la madre. Gracias por la parte que me toca y felicidades a ti por serlo y de las buenas.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita entrada Berta. Entiendo perfectamente lo que te dijo aquella señora y a mí me pasa algo parecido con respecto a mis hijos. Yo no me considero una persona envidiosa. No voy a negar que piense qué suerte tiene fulanita que ha conservado su trabajo o que la vida le permite tener ésto o aquello, pero al minuto siguiente estoy en otra cosa y la noche la duermo del tirón. En cambio, basta que mis hijos tengan un resfriado y envidio la salud de los otros que ese día no tienen fiebre. Ser madre para mí es la conjunción de todos los sentimientos en uno y, además, un trabajo deliciosamente duro.
    Felicidades Berta. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu entrada .Yo soy padre reconozco la labor que hacéis como madres y mujeres que sois .Las cuales admiro por la valía,entereza y responsabilidades que adoptáis en ciertos momento de la vida .Creo que si dios os concedió ciertas virtudes no fueron casualidades ,sabia lo que hacia.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho tu entrada..yo soy de las q pienso q una mujer no es mas mujer por ser madre...pero el tesoro mas maravilloso q he conseguido es tener a mi hija Carlota.me encanta ser madre pero naci para ser madre de mi princesa

    ResponderEliminar
  5. Mi niña que razón tienes en todo.. Yo estoy harta de hasta me insinúen que soy mala madre... Y a veces me pregunto si será verdad... En fin yo por mis hijos me muero.. Besos

    ResponderEliminar
  6. Me encanta tu entrada, yo tampoco soy de celebrar días, pero que mi niño me despierte poniendo sus manitas en mi cara y susurrándome: felicidades mami, te voy a querer siempre y me de su regalito pufffffffffffffffffff, ni todo el oro del mundo valdría más que ese momento. Y también pienso en mi madre, ella perdió a la suya a los 9 meses y sus abuelos ejercieron de tales, ahora su tía que nunca ha tenido hijos pero nos ha tratado siempre como tal, vive con mis padres y ese también fue su día, da igual que no sea madre biológica, porque si ha ejercido como madre dando el mismo amor, es tan madre cómo cualquiera.

    ResponderEliminar
  7. Yo no soy madre porque no se han dado las circunstancias ni he tenido el deseo pero me encanta ser tía y de las experiencias más bonitas que he tenido en la vida ha sido la de trabajar con niños. De una forma innata me nacía el instinto de protección a la vez que me enamoraban con sus ojitos.
    Mi madre no era perfecta y a lo largo de la vida tuvimos montones de peloteras pero siempre nos quisimos mucho. Ahora que no está no hay día que no piense un ratito en ella, que le cuente mis cosas o que le pida que desde arriba me proteja. ¡Felicidades a todas las que tenéis hijos y también a vuestras madres y las de todo el mundo! Gracias a vosotras y a ellas existimos.

    ResponderEliminar