Esas pequeñas cosas...

martes, 21 de febrero de 2012

Lo que guarda tu nombre

 "No olvidemos que hay personas a las que nadie llama y cuyo nombre nadie conoce ni le importa..."


 Cuando algunos de mis conocidos supieron que llamaría a mi hijo mayor Ernesto me hicieron llegar opiniones de las más variadas y sin término medio.  Para una mayoría era demasiado serio, muy de mayor o muy antiguo. Vamos, que no les gustaba.Por su parte, cuando el protagonista llegó a los primeros años de escuela, me reprochaba no haberle bautizado como a algún futbolista famoso; hasta que,por fin, encontramos uno en ese gremio. Ahora ya nadie se lo imagina con otro nombre, y yo nunca me he arrepentido de haberle puesto las mismas letras que llevaba ese abuelo que tanto lo quiso. Un nombre que también fue el del Ché, aquel revolucionario, que escribió cosas tan bonitas como :"hay que endurecerse sin perder la ternura", además del distintivo del escritor norteamericano que nos hablaba del Viejo y el Mar: "Lo que más le gustaba eran las hojas amarillas en los álamos flotando sobre el cauce de los ríos. Y por encima de las colinas, el azul intenso del cielo sin viento. Ahora él será parte de todo eso".

Si nos ponemos a reflexionar, ningún nombre nos suena igual, aún cuando sea semejante a otro. Podremos conocer a cien Anas y, al evocar su apelativo, las tres letras de ese alias se tornan en alma y nos sonará totalmente diferente en cada uno de los casos..

¿El nombre lo hace la persona o viceversa?. ¿Por qué ponemos a nuestros hijos un nombre determinado y no cualquier otro?. ¿Eligiríamos el distintivo que nos asignaron en la imposible opción de escogerlo?. Una vez interiorizado el apodo de cualquiera de nuestros prójimos ya nos resultará imposible imaginárnoslos con otro diferente.

 Khaleessi comienza a sonar como uno de los nombres de moda en Estados Unidos, y ya empieza a ser también tendencia en nuestro país. Los personajes de las series de ficción han hecho más por continuar con la saga que muchas otras asociaciones de ideas. Juego de Tronos no iba a ser menos. Así la denominación d la esposa de Klal, seduce a lo nuevos papás, no sé si por lo que representa el título o por su enganche a  la colección. Claro que ser Princesa, la traducción de Khalessi  en el vocablo del pueblo Dotraki, es algo que atrae, aunque sea del pueblo. Por otro lado, y hablando de modas, no sé si será casualidad que Juego de Tronos sea también uno de los regalos elegidos para ofrecer de alguno de nuestros políticos emergentes. Hielo y fuego representa la Madre de Dragón. Entre ambas caras, una larga gama de de posturas; y cada cual le dará su alma al sustantivo sobre el que no pudo opinar ...

Me gustan los nombres autóctonos y de fácil pronunciación, pero sobretodo que tengan algún sentido: un recuerdo, una canción, un paisaje , un amigo, una persona admirada, una fecha, un amor. Enfín, palabras que no sean impuestas por simple moda. Sea cual sea la grafía que nos hayan destinado, acabará teniendo unas connotaciones tan particulares que a nuestros mentores les resultará todo lo atractiva que le pueda resultar nuestra personalidad.

"Vuela esta canción para ti Lucía; la más grande historia de amor que tuve y tendré..."."Hace tiempo que sueño con ella. Sólo sé que se llama Noelia..." "Penélope, con su bolso de piel marrón, y sus zapatos de tacón...", ".María, María, María... hoy sólo nos queda el recuerdo y el murmullo del viento diciendo: ¿te acuerdas María?". "Soledad vive como otra cualquiera en la aldea donde naciera. Lava, cose, llora y ríe, ay mi Soledad...".  "Te recuerdo Amanda. La calle mojada corriendo a la fábrica donde trabaja Manuel. La sonrisa ancha, la lluvia en el pelo.No importaba nada ibas a encontrarte con él...". "Gloria, faltas en el aire, falta tu presencia, cálida inocencia. Faltas en mi boca que sin querer te nombra...""Te vas Alfonsina con tu soledad, qué poemas viejos fuiste a buscar...". Son algunas de los cientos de canciones que, se han escrito con nombres propios, fundamentalmente de mujeres.


 "Hay distintivos imposibles  de escribir, y más aún de pronunciar; pero cuando se les unen sus correspondientes apellidos entonces la mezcla ya es explosiva", afirma una profesora de primaria, que cita a Shizuca Rodríguez Rodríguez y a Hiroshi González Fernández  como algunos de los ejemplos que la traen por la calle de la amargura. "Todos ellos de padres y madres más españoles que yo; si fueran de otras tierras la cosa estaría más que justificada. Con la de nombres que hay del país, podrían evitarse muchas dudas a la hora derepetirlos",  añade la tutora de unas veinte preciosas criaturas, algunos de cuyos nombres tiene que interiorizar con profundidad para no errar.

 Antes de conocer la denominación de alguien, tendemos a asignarle nuestra propia etiqueta. "Este tiene pinta de llamarse Álvaro", pensamos al relacionarlo por su aspecto con otro conocido de similares características. En casos minoritarios, hay nombres que tenemos que encajarlos con cuña en la persona que los habita. La combinación de esas letras en tal ser humano se nos antoja descordinada, aunque salvo las que atenten contra la dignidad, todas serán respetables. Asimismo puede suceder que una mañana cualquiera conozcamos a un individuo con el seudónimo más horrible para nuestro gusto, y tras mirarle cuatro segundos a los ojos, se convierta en el vocativo más deseado.

Para gustos hay colores, y la melodía del nombre que cada cual presenta sonará según la canción que cada interlocutor quiera escuchar.Siempre guarda un cierto misterio el encaje que cada persona tiene en su apelativo Y sea cual sea el calificativo que con la mejor de la intenciones nos eligan, nuestra será la responsabilidad de darle su verdadero sentido.

Por último, están esos íntimos apodos para los que siempre estaremos continuando la canción de Serrat: "Tu nombre me sabe a hierba de la que nace en el valle a golpes de sol y de agua. Tu nombre me lleva atado en el pliego de tu talle y en el bies de tu enagua..."












7 comentarios:

  1. jjjj,pues no veas el trajín que nos traemos mi pareja y yo con el nombre del bebe si fuera niña. Él la quiere llamar como su abuela,nombre español 100% y yo no quiero, porque en mi familia eso de poner los nombre como... así pasa, hay 10 que se llaman igual, mi abuelo, mi padre, mi hermano, mis primos,etc,mi nombre es único en la familia y quiero hacer eso con mi hija si viene 1 niña, será manía, pero pienso que cada persona es única y que para honrar a alguien, no hace falta que se llame igual, que esa persona, cómo si fuera poner el nombre a 1 calle, pienso que poner 1 nombre único en la familia o que no sea porque fulanita que era muy bueno se llamaba así, es mejor, esa personita es nueva y con personalidad propia, se merece un nombre propio, suyo solamente.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito y qué profundo. Estoy de acuerdo con kitbu, que es hora de nombres nuevos y únicos en las familias, que luego ellos decidan en el futuro si les ponen otros nombres o relacionados con sus familiares. Tendré que ver qué significado tiene mi nombre aparte de venir de un arcángel.
    Un saludo y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy chulo... Eres un as!!!!! Pues te cuento a la niña la pudimos ANGELA... Porque mi mama se llamaba así... Y murió cuando la bebe tenia 6 meses y al bebe le pusimos ANIBAL porque quería el papa... Me explico que era un nombre con fuerza, con carácter... Y así ha salido el... Mas guerrero xdxdxd muackkkkk mi niña...!!!!

    ResponderEliminar
  4. PRECIOSOOO, ademas me gustó verme ahí con Nuria con Caro, Ana, Marisa....es como pertenecer un poco a TI. Gracies

    ResponderEliminar
  5. Me ha parecido muy amena entrada, me ha gustado mucho.
    La verdad que ponerse de acuerdo en asignar un nombre para nuestra prole puede resultar una tarea angustiosa.
    Yo tengo mellizas y se puede decir que fui yo quien puso el nombre de las dos, uno lo propuse años atrás por un libro que había leído en mi adolescencia, me encantaba sobre todo escrito, es típico en Canarias, es Yaiza, a mi marido le gustó y quiso que se llamara así a la que él le pusiera el nombre, mi otra hija es Cristina, porque es el nombre de mujer que mas me ha gustado siempre.
    En este caso no hubo problemas pero si habría sido conflictivo en el caso de haber sido niños, ya que ni de coña les habría puesto yo el nombre de varón que le gustaba a él. Suena egoista pero sólo estaría protegiendo a mi hijo, jijiji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina Fernandez18 de mayo de 2012, 6:33

      Es verdad lo que cuentas Berta,a la hora de pensar el nombre de tu bebe es todo un tema, lo que si yo tenia en claro que no tubiera el mismo nombre de sus abuelos, tios etc.,por eso elegi los nombres que acompañaran al apellido, y no me gusta la costumbre de poner apodos, por ejemplo mi hermana tiene un nombre precioso que es Sara, pero, la llaman Beba. cariños

      Eliminar
  6. Tienes razón Berta pero es que llamarse como una de las personas mas " odiadas " en este momento te hace pagar un peaje jajajajaj...

    ResponderEliminar