Esas pequeñas cosas...

miércoles, 25 de abril de 2012

Haberlas haylas...

 "La magia es un puente que te permite ir del mundo visible al invisible y aprender lecciones de ambos mundos..." (Paulo Coelho)

Cuenta la leyenda que en las noches de San Juan la magia puede palparse, aunque la única certeza es que  el crepúsculo de hoy representa el preludio de atardeceres cálidos, olor a hierba seca, aguas seductoras  y días más despreocupados. En Asturias las leyendas sobre las Xanas y los efectos mágicos de las "fogueras" son el punto de partida para imaginar que hay otros mundos de fantasía. En la madrugada, bajo el manantial, siempre es posible que nos espere el amor, si adentrada la noche un búho nos sugiere el camino. También es tiempo de quemar lo negativo. Un momento como cualquier otro para comenzar de cero. Nada  mejor que el exhuberante verdor en el principio del verano de los valles norteños y el sonido de sus arroyos para retomar la vida.

 Desde que los griegos acudieran al templo del Dios Apolo, en la antigua ciudad de Delfos, para consultar cuestiones que les preocupaban, pasando por viejas lecturas en las vísceras de animales, hasta los más sofisticados estudios matemáticos y astronómicos con esa misma intención, la magia continua siendo el hilo conductor al que se agarran quienes confían en salidas encantadas para horas inciertas.

 De jovencitas nos gustaba adentrarnos en el futuro buscando respuestas a lo que sería nuestro porvenir más lejano. Emulando a los adivinos "profesionales", los objetos esotéricos nos hablaban de aquello que queríamos oir. Nos llegaría la fortuna de la mano de un héroe de película, un trabajo con  prestigio , unos hijos de anuncio y un paraíso por hogar. Casi nunca nada desagradable nos hacía temer la parte menos amable de nuestra existencia. Luego, fuimos adaptando los hechos. El príncipe es posible que no sea tan valiente, la casa algo más sencillita  -pero casa al fin y al cabo-, y los hijos... los mejores porque son los nuestros. El trabajo, dada la actualidad, mejor no mentarlo.

Aunque la ciencia no acepte la adivinación del futuro, en lo paranormal, como en Dios, se cree o no se cree;  y los más escépticos miran de reojo el tema por aquello del "haberlas haylas...". En plena vorágine tecnológica, las páginas de futurología están en las primeras listas de lo más visitado. Cartas del tarot, péndulo,astrología, quiromancia, runa (ya practicado por los celtas), ching (de origen chino)... ofrecen todo un mundo de conjuros y visiones para quienes necesiten que la línea de su destino sea conocida con anterioridad.

Las casualidades, unidas a lo lógico de los hechos y de las voluntades colectivas y personales,conducen a que los pronósticos den en la diana. A María le aventuraron que su relación de pareja haría aguas en cuatro años. Cuando faltaban dos meses para la temida fecha descubrió que su pareja la venía engañando desde unas cuantas estaciones atrás. Más que cumplirse la magia se cumplieron las estadísticas que reflejan que hay un porcentaje considerable de amores que no son eternos; esencialmente si se cruza en el camino de un cincuentón inseguro una explosiva hembra con pocos escrúpulos a la hora de desestabilizar vidas Cabe también  la remota posibilidad de que se hubieran enamorado.

Más asombrosa es la historia de un muchacho, que hace unos setenta años, salió por primera vez de su aldea  asturiana para hacer la mili en la otra punta del país. Allí una preciosa pitonisa le aseguró cuando todavía no había conocido mujer alguna , leyéndole la palma de su mano, que se casaría con una chica veinte años mayor y uno de sus hijos tendría graves problemas de salud. Se cumplieron las palabras de la gitana de grandes ojos al pie de la letra; incluso que la madura compañera le sobreviviría. El caso de Manuel se hizo leyenda, a pesar de que las coincidencias pudieran ser las únicas culpables.

Como seres humanos que somos, cualquier hecho puede ser posible en nuestra biografía. Lo que llamamos suerte o su contrario, fatalidad, tiene cabida en la vida de cada cual desde los caminos más inverosímiles, pero siempre habrá un realista porqué del devenir de los acontecimientos; aunque es respetable la postura de quien confíe que ya están dibujados en las estrellas.

Nuestros más importantes parasicólogos somos nosotros mismos, a pesar de que nos pueda ofrecer una ilusoria felicidad sentarnos en un sillón para que alguien nos diga aquello que inconscientemente ya sabemos o suponemos."Nosse te ipsum" -conócete a ti mismo- está escrito en uno de los muros del templo de Delfos. Los deseos y los miedos asimismo son,en ocasiones, más fuertes que nosotros y el propio subsconsciente juega las cartas que nos conducen  hasta ellos, aunque el resultado último siempre será impredecible.

"Sabe más el diablo por viejo que por diablo", dice el refrán. La experiencia, la inteligencia emocional, la observación profunda, el conocimiento interpersonal hacen mucho más por la retransmisión de pensamientos  y otros pronósticos varios que la más excéntrica de las magas. Pero lo que casi puede palparse físicamente es la positividad que aporta la presencia de determinadas personas cuando rozan nuestras vidas, en las que también irrumpen energías de las que nuestra postura más acertada será la de alejarnos discretamente.

Y para que en vuestra existencia siempre flote la magia blanca del misterio positivo "sobretodo tened ante vosotros un ferviente amor..." (Pedro 4,8). Como habrá quien poseyéndolo aún necesite de otros sueños,   continúen leyendo que "la literatura es magia, es aparecer entre la gente sin estar físicamente, es entrar en las almas sin tener que abrir la puerta..." (Cieri Estrada).


Fotografías: Panorámica desde Soto de Agues, por donde suelen andar mis sueños, un anochecer que podría ser el de la noche más corta, y una cría de coruxa; un animal enigmático que abunda en nuestra aldea...


Autor de las imágenes: Pablo González Gutiérrez.





4 comentarios:

  1. La foto preciosa!!!! Pues yo no se como tanta gente puede tirar el dinero en pitonisas... Pero te voy a ser sincera yo estoy emparanoiada con la señora esta que no me acuerdo como se llama que hace un programa en tv 5, Germen o así... Viene a BILBO y quería ir y mi marido me dice que si estoy loca, que eso es un engaña bobos... Yo solo deseo saber que mi mama me ha perdonado todo mus errores... En fin , no se , yo solo quiero creer que existe algo mas desoyes de la muerte muackkkkkkkk

    ResponderEliminar
  2. Me quedo embobada al leer como escribes, como te expresas, te he compartido en Google+ porque veo que en este mundo blog habemos tantísimos blogs que como no lo saquemos a la luz es imposible darlo a conocer, y tu deberías darlo a conocer porque es un material muy bueno.
    ¡Berta, un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
  3. A veces la magia es lo único que nos queda para conservar la esperanza, o la única vía para entender lo imposible... yo ni creo ni dejo de creer, hay mucha gente que se aprovecha de la necesidad de la gente de creer en algo o de tener respuestas... pero también creo que demasiadas coincidencias es algo que no deja de ser extraño. Que no podamos ver o comprender no significa que aquello no exista...
    Un abrazo Berta ;)

    ResponderEliminar
  4. Voy a contarte que mas o menos todos creemos en agüeros;animada por mi hermana,mayor que yo, en mi juventud fuimos a ,te comento que no tenía novio y me acertó con quién me iba a casar y se cumplió el veredicto. Algo de misterio tienen las cartas.

    ResponderEliminar