Esas pequeñas cosas...

martes, 17 de abril de 2012

Algunos libros que van marcando nuestra vida...


“En Egipto se llamaban las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás”. Jackes Benigne Bossuet

He de reconocer que el abuso de Internet me ha privado bastante del hábito de la lectura. Me obligo a leer ahora, cuando antes del fácil acceso a las atractivas ofertas del ordenador era mi distracción favorita. Los días de regreso a ese lugar donde el wi-fi  no me es "voluntariamente" posible me reconcilio con la lectura tranquila.

Desde los primeros ejemplares de Andersen y los hermanos Grinn -Blancanieves, Cenicienta, El Patito Feo...- (Claro que ahora se les está dando un giro diferente a muchas historias clásicas infantiles porque afortunadamente vamos inclinándonos por versiones nuevas,como que Cenicienta no quería un Príncipe, solo unos zapatos y una noche libre),  pasando por toda una gama de libros infantiles y juveniles (Colmillo Blanco, Los Cinco, Mujercitas,  La Historia Interminable, el  Principito, Nacida Inocente, Iglús en la Nieve) ; incluso alguna novelita de CorínTellado que le sustraía a mi madre...),  hasta  el último, "Camino de Hierro", de Nativel Preciado (la búsqueda de la verdad de uno de tantos abuelos que sufrieron la injusticia de la ignorancia y la crueldad;  acompañadade la visión filosófica de la vida de su apasionada nieta) han pasado por mis ojos incontables historias, aunque sin duda alguna muchas menos de las debidas.

Como ocurre con las personas, hay libros que no te enganchan. Es posible que algunos de ellos sean cerrados para siempre sin avanzar más de las veinte primeras páginas. Otros son devueltos después de que se haya leído el final, saltándote las doscientas treinta hojas que separan la introducción del desenlace. Soy de los que nunca leo nada por la fuerza. Ó me persuade el contenido ó se vuelve a su lugar de procedencia; ya sea biblioteca pública ó privada. Eso sí, nunca suelo "tirar" cualquier historia escrita. En el momento de hacer el ademán siento como si echase a la basura un montón de sueños.

Pero una vez que me enamoro de un libro, ya no lo olvido jamás. No sé si será casual, pero en mi haber de lecturas predomina la literatura femenina.  Isabel Allende ( La Casa de los Espíritus, El Paso de los Días, De Amor y de Sombra...), Simone de Beauvoir (La Mujer Rota), Carmen Rigalt (Mi corazón que baila con espigas) , Maruja Torres (Mientra Vivimos), Dolores Medio (Nosotros los Rivero, Diario de una Maestra, La Última Xana...) Elvira Lindo (Tinto de Verano), Mamen Sánchez (Agua del Limonero) , Angeles Caso (El Peso de las Sombras), Rosamunde Pilcher (Septiembre), Victoria Holt (Mi Enemiga la Reina), Muriel Barbery (La Elegancia del Erizo), Philippa Gregory (La Reina Blanca). Deborah Moggah (Por Amor a Sofía). Elaine St.James  (Simplifica tu vida ). Almudena  Grandes (Los aires difíciles). Rosa Regás (La Canción de Dorotea, Sangre de mi Sangre)). Pasiones Romanas (María de la Pau Janer). Ángeles Maestretta (Mujeres de Ojos Grandes) e incluso me he acercado a algún poema de Teresa de Ávila (¡Ay, qué larga es esta vida! ¡Qué duros estos destierros, esta cárcel estos hierros en que el alma está metida...!) . Son algunos de los tomos que han cobrado vida en mi imaginación. Ejemplares de estilos tan diversos como las necesidades vitales de los variados momentos de nuestros ciclos existenciales.  Qué maravillosa magia hay encerrada entre las tapas de una novela. Cada persona que le brinda la oportunidad de ser abierta descubre un mundo diferente, unos rostros únicos, unos paisajes nuevos, y unas sensaciones hechas a la medida de sus deseos, sus vivencia y su estado anímico.

"Cien Años de Soledad", de Gabriel García Márquez, se llevaría el primer puesto de entre mis preferidos escritos en masculino. También repaso ahora historias como la Fortuna de Matilda Turpin (Álvaro Pombo), los entretenidos relatos de Vázquez Figueroa, la Regenta (Alas-Clarín). El Camino (Miguel Delibes). John Boyne (La Casa del Propósito Especial). El Palacio de los Sueños (Kadaré). Capítulos sueltos de nuestro ejemplar Quijote ("Se va a la plaza del Nunca por la calle del Ya voy...) ;asímismo del primer libro impreso, esa gran Biblia, que da para interpretaciones ateas y religiosas ("No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción. Mateo 6, 34). Enfín,otro pequeño microunuverso para clasificar, que constituye un insignificante granito de arena entre  las ofertas universales que están a nuestra disposición para reflexionar, soñar, reir,llorar aprender, imaginar, y explorar mundos nuevos. Paraísos a los que también me acercan poetas como Machado ("Caminante no hay camino, se hace camino al andar...), Miguel Hernánez  (Volverás a mi huerto y a mi higuera por los altos andamios de las flores... A las aladas almas de las rosas del almendro de nata te requiero, que tenemos que hablar de muchas cosas compañero del alma, comapañero..."). También Benedetti, entre otros cuantos,  ("Me sirve tu mirada que es generosa y firme, y tu silencio franco sí me sirve. Me sirve la medida de tu vida....").

Esta sí que sería la entrada de nunca acabar si continuo rebuscando aquello que he leído y que sigue siendo un punto de apoyo que siempre está dispuesto a enriquecer tu particular historia; porque en todo momento habrá algo que aprender a través de palabras que alguien sabe o supo tejer para que cada uno de nosotros les diera infinitas formas y sentidos. Por último, podemos estar seguros de que "en algún lugar de un libro hay una frase esperándonos para dar sentido a la existencia". (Miguel de Cervantes).



5 comentarios:

  1. Desde pequeña he adorado leer, será porque mis padres me inculcaron en ello, recuerdo que eran socios del club de lectores y me dejaban leer todo tipo de libros, recuerdo mi primer libro de infancia que me marcó, y que todavía conservo como oro en paño porque era de mi madre: alicia en el país de las maravillas, luego recuerdo otro que sabría decirte palabra por palabra todo el libro que se llamaba Beulah land, actualmente descatalogado, ir a la biblioteca y dedicarme a elegir libro, era una actividad que adoraba y que actualmente y con miles de libros leídos de los cuales podría elegir muchísimos para recomendar,y puedo decir con mucho orgullo, que mi hijo prefiere un libro a la consola y eso me encanta. Y cuando no he podido con uno, lo he dejado para más adelante, cómo me ocurrió con Terenci Moix: no digas que fue un sueño, no podía con él, se me atragantaba y lo dejé en la estanteria 4 años, pasado ese tiempo, lo disfruté muchísimo e incluso lo releí. Enviado por Susana Santamría (KTPU)

    ResponderEliminar
  2. Cada persona tiene un libro que le marca la vida, en mi caso el libro que aún no olvido pese a los años es "El secreto" ley de atracción, que leí después de ver la película, saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, un libro como una persona te puede 'enganchar' o no... Pero la manera de apreciar un libro depende también de como te sientes, de lo que has vivido, etc... Hace unos años he decidido leer de nuevo 'J'irai cracher sur vos tombes' de Boris Vian. Un libro que me habia gustado mucho cuando era adolescente. Al leerlo de nuevo, he descubierto un libro, muy diferente del que recordaba... Seguramente lo he interpretado de otra manera. Es lo bueno de la literatura, cada libro es un mundo, pero este mundo es diferente para cada persona y no te cansas de descubrirlo...
    Sonia

    ResponderEliminar
  4. Madre mia que vergüenza yo no os puedo decir NINGUN libro porque me he leído dos o tres ... Estoy mal por mi loco interés.. En fin ahora leo algo leyendo los blogs... Pero a mis niños los intentare llevar por el buen camino... Muackkkk

    ResponderEliminar
  5. Hola amiga, decirte que hay algo de cierto en aquello que dicen que un libro engancha más que un bonito culebrón que narre historias cotidianas vaya las de toda la vida , yo antes era de las que mi libro de lectura siempre me acompañaba dentro de mi bolso al igual que el móvil o cualquier otro enser que llevamos las mujeres en ese saco cada vez mas grande que llevamos colgado de un hombro ,pero todo cambia en la vida hasta esas buenas constumbres.Un saludo.

    ResponderEliminar