Esas pequeñas cosas...

miércoles, 16 de marzo de 2016

Éste es mi pueblo: Bueres

Mi recuerdo de Bueres se remonta a algunas romerías de Santiago,en los años de juventud. Era cuando tus padres te vigilaban aún de cerca y arañarle un minuto más a la noche era toda una aventura. También conservo de ese lugar casín algún conocido de épocas pasadas. Tal vez hoy, por eso de la aldea global en la que se ha convertido Internet, lean esta entrada. Pero... qué mejor que la descripción de alguien que ama una tierra para dibujarla con palabras.  Hoy podemos recorrer uno de los pueblos del municipio de Caso a través de la crónica de Monchu Calvo,gran conocedor del paisaje y el paisanaje de Caso. 

A los naturales y los que queremos  a Bueres, no nos haría falta ninguna ayuda para llegar a él, pero  para alguien que no haya tenido la suerte de conocernos, le diríamos que el lugar de Bueres, está situado en el concejo de Caso, a 8 Km. de la capital, El Campo, por la carretera C-254 que comunica con Infiesto, en la cabecera alta del valle de Orlé, a 680 m de altitud, y cuatro kilómetros antes de la Collada Arnicio.

No tratamos de que  estas líneas sean un tratado riguroso sobre nuestro pueblo, mas bien una recopilación de pequeñas  (ó grandes) historias que acontecieron precisamente aquí, entre estas casas que nos acompañan, y que las gentes de ahora y las que nos precedieron, fueron dando forma para ser lo que ahora tenemos, y formaron el núcleo rural de Bueres en las que desarrollaron sus vidas .

Los pequeños barrios de nuestro pueblo donde viven sus vecinos : Les cortes nueves, donde antaño hubo una fragua que atendía Avelino, casado con Maria, de Orlé, que utilizaba carbón vegetal que elaboraban de unas raices que cogian cerca de Ovia, La Portiella, El Riberu, El Valle, Fontoria, El Cascayu, El Barrellin, La Riestra, La Aldea, La Fontona, El Collau y El Campillin, forman el conjunto de sus casas. Estas  con gruesos muros de piedra caliza, para soportar las duras condiciones  que se daban por estos lugares. Cuadras y pajares, junto a paneras, hórreos y viviendas que se retuercen por sus callejas, y van subiendo y formando los barrios antes citados, para alcanzar la morada última de la campa donde se asienta la iglesia de Santiago y el cementerio. El lugar parece mágico, lugar de encuentro de druidas y de xanas, que en las noches de luna llena se columpian entre los dos enormes árboles, un texu y una tilar, que son como los testigos perpetuos de la historia y a la vez forman parte de lo más profundo de nuestra memoria.

A su vez, el Piqueru y el Busllar, dos montañas impresionantes, pero que se dejan subir fácilmente para regalar las mejores vistas de Caso en un paraje incomparable de hermosura. Como dos gigantes protectores son mudos testigos de la vida de sus tres hijos preferidos: Bueres, Nieves y Gobezanes, la Tercia de Bueres, nuestra tercia.

El pueblo atesora una larga historia de la que solo tenemos datos con alguna trascendencia desde el siglo XIV, gracias al minucioso trabajo de Angel  Bueres y su hermana,Blanca, donde encontraron en los archivos de Simancas
( Valladolid), vinculados con pleitos de hidalguía, la relación de los vecinos que lo componían, en gran parte hidalgos, lo cual nos confirma  el origen realengo (no dependiente de ningún señor) de nuestros antepasados. El nombre primitivo que se mantuvo hasta principios del pasado siglo, y que figura en todos los documentos consultados, siempre se refiere a “Buyeres”, perdiendo posteriormente la “y”  quedando en el nombre actual de Bueres. Al parecer, su origen pudiera derivar de boarius, palabra latina que significa “relativo a bueyes” ó campo donde se llevaban los bueyes. De momento lo dejaremos así.

Casi con seguridad, su fundación partiera de bastantes años atrás, bien como asentamiento permanente de un núcleo estable de población, o como lugar de majada de verano, donde los pueblos situados en el valle, caso de Tanes o El Campu; incluso Orlé, que si sabemos más antiguos, subieran sus ganados. De esta forma tendría que ver algo su primitivo nombre. Eso indicaría que aquí era  un lugar de pastos, lo que ahora llamaríamos una majada. Lo seguro es que Bueres, por su situación estratégica, en la ruta de los caminos mas importantes que articulaban el trafico de gentes y ganados a través del camín real de Casu, y la otra vía que a, través de Ovia, enlazaba con los valles de Espinaredo, en Piloña, antes de la construcción en 1885 de la carretera a Infiesto,  siempre gozó de gran preponderancia. Este hecho repercutió en la prosperidad de sus vecinos, con  criados ó pecheros para desarrollar los trabajos más pesados, privilegio  que les permitía su status de nobles. También estaban exentos de la incorporación a las levas militares, lo que es ahora “la mili”, y que si tenia que servir el pueblo llano, con el consiguiente trastorno en las precarias economías de muchas de las casas de entonces, que sin ser pobres como otros lugares de Caso, si tenían ciertas carencias, cosa normal en aquellos tiempos, aunque algunos escritos de la época, nos hablan de que la base de la alimentación de los campesinos asturianos era “un grosero pan de maíz ó escanda”. Asimismo, el doctor Casal, que profundizó en la forma de vida del campesinado, nos habla de una alimentación carencial, sin carnes y pescados  y aún sin trigo, ni gota de vino”, reducidos al débil sustento de leche, castañas, alguna legumbre, algo de manteca y  fruta. La pobre alimentación de tan reducido régimen alimenticio fue una de las bases del lamentable estado sanitario de nuestros campesinos, y de la propagación de enfermedades carenciales, como la pelagra ó “mal de la rosa”. Sin embargo, aunque estos hechos pudieran darse en algunas zonas de nuestro concejo más aisladas, creemos que en la tercia de Bueres sus gentes tuvieron acceso a productos muchas veces traídos de Infiesto o de la marina que traficaban por todos estos pueblos con la consiguiente mejora para el nivel de vida de sus vecinos.

Por otra parte, una de las actividades por la que destacaba, era la dedicada a la arriería, profesión que desarrollaron muchos de sus habitantes, que principalmente con recuas de mulas y carros de bueyes se dedicaban al acarreo y comercio de especies que intercambiaban con las parroquias de los pueblos y concejos limítrofes, llegándose también con frecuencia a la vecina “Castilla” por Tarna, donde cargaban harina, vino, paños y legumbres, que por la parte asturiana eran bienes muy apreciados.

Hoy, como gran parte de nuestros pueblos, la caída demográfica ha hecho mella en sus vecinos, cada vez más escasos. Nos queda un bar, La Portiella, y una parrilla-restaurante, que permanece cerrada, por no encontrar quien la  atienda.  Si tenemos, sin embargo, dos instalaciones de turismo rural que atraen a gran número de visitantes, atraídos por la belleza de nuestro entorno. Actualmente es el sector ganadero el que tiene cierta pujanza, con dos o tres ganaderías de cierta importancia.



Como opinión personal, permitidme decir  que es un sitio de los mas bonitos de Casu, sin quitar un ápice de atractivo al resto. Merece la pena conocerlo, como el resto de las aldeas de Redes, por las que seguiremos el camino por esta página.







Monchu Calvo

No hay comentarios:

Publicar un comentario